Germen

En un paraíso sin fronteras y en una hermosa melodía infinita. Así, en estado de profundo éxtasis, me dejó aquel polvazo. Por Dios Santo, ¡qué instrumento!

El suave impacto de aquellas enormes bolas contra la piel de mis nalgas, el roce de su escroto meciéndose en ellas, cual marea escalando imparable una costa escarpada.

Y la gloriosa penetración. Tensa y firmemente abriendo, sin prisa, camino entre mis piernas. Mis labios desbordados ante aquel imponente falo. Mis gritos, incontenibles. Su pasión, dulce y abrasiva.

Cuando aquel emperador del sexo hubo acabado conmigo, caí en un largo y tenue sueño. Y al despertar, supe que estaba embarazada.

Blanco y negro

Y lo peor de todo es que luego nos entierran junto a nuestros enemigos blancos en la misma caja. Ya lo dice el Ama, que la muerte nos iguala. Muere el rico y muere el pobre, y el putero y la beata. Y así estamos entre tanto, saltando de cama en cama, guerreando en batallas de almohada. Mientras el látex aguante, golpeando a látigo, castigando al sátiro, bañando nuestro cuerpo en su orgiástica salsa, rezumando aquel sudor, de rabia, lujuria y espanto.

Cuero negro, cuero blanco, en cajas de metacrilato. En el fondo del armario, junto a una máscara y a un pintalabios. Sácame a pasear, mi amor. Llévame al lupanar, querida. Dime cuánto me va a gustar y luego me llevaré tu vida.

Él es negro como mi marido

            Él es negro como mi marido, y encajaría bien en la familia. Como toda madre, ansío que nuestra hija se despose y, por lo que la niña me cuenta, sé que él sería un buen marido. Por desgracia, no necesito que nadie me cuente cuánto es él de buen amante.

            Cuando la niña me enseñaba fotos de su novio, me parecía hasta cómico el parecido. Pero el primer día que lo trajo a casa, de la impresión casi desfallezco. Han pasado tantísimos años, y él sigue igual de guapo, incluso más atractivo. Debí confesar en aquel momento, pero sigo siendo una cobarde.

            Ahora sólo queda esperar que el daño que he causado desaparezca conmigo. Y que el tiempo calme, lo que continuar no puede. Debí haberme fugado con él, cuando supe que era el padre de mi hija.

Si ya se lo decía yo esta tarde a mi hermana

          Si ya se lo decía yo esta tarde a mi hermana, que me notaba yo distinta, que me sentía yo cuajada. Y aquí está el resultado: embarazada.

          No se cómo se lo voy a contar al padre. Creo que es Raúl, por las fechas me cuadra. Aunque preferiría que fuera Miguel. Es tan guapo, Miguel. Qué bonito sería un hijo con sus lindos ojos. Listo no lo sería mucho, si sale al pobre Miguel. Creo que le conviene más ser hijo de Juan. Juan tiene una carrera, creo que me dijo. Y dinero no le falta, me lleva siempre a sitios caros.

          Bien pensado, más práctico que el padre sea Raúl, él es negro como mi marido.

Sin bateria

– Menos mal que lo tenía sin batería.
– No sabría decirle, tal vez la vibración facilitase el desencalle.
– ¿Cómo lo habrá hecho para introducirlo tan profundamente?
(Susurrando) – Ay, mi enfermerita, cualquier día se lo demuestro.
– ¿Cómo dice?
– Nada, nada. Forceps.
– Forceps.
– Vaselina, aplique.
– Vaselina, aplico.
– A la de tres: un, dos, tres. ¡Vamos! ¡Tire fuerte! Muy bien, ya sale, ya sale. ¡Tire conmigo!
– Si, ¡está fuera!
– ¿Lo ve? El secreto es una buena lubricación.
– Pues a ver cuándo me lo demuestra.
– ¿Perdón?

Azarías, 9: 14-22.

Azarías, 9: 14-22.

14 A veces, la salvación llega por los caminos más insospechados, si. 15 Y sin embargo, debes comprender que esto sólo sucede cuando no eres tú quien por sí mismo escapa de aquél su final desdichado. 16 Te salvan: bien algún suceso ajeno a tus acciones, bien una voluntad distinta a la tuya propia. 17 Y está ello implícito en el hecho de que sea la salvación la que acuda a donde tú te halles.

18 Si luchas, te escabulles y corres para liberarte tú mismo, entonces eres tú quien alcanza la salvación. 19 El camino no puede estar más determinado, pues dibujando tus propias acciones, te salvas.

20 No deseo que mis palabras sean mal interpretadas, pues nada hay de malo en ser rescatado. 21 Ahora bien, si debe entrar tu espíritu en el cielo de los justos, entonces ha de ser él mismo quien enérgico se alce y camine orgulloso por la senda que allí le ha de llevar.

22 Y así, hermano, llegamos a la fiera conclusión: sólo tu firme propósito te llevará a una gloria que sea genuina.

bebés

«Si bebes, no conduzcas». La frase recorría mi cabeza mientras rumiaba si volver a casa andando o coger un taxi. Fue entonces cuando noté la algarabía en la mesa de al lado. Un grupo de cinco o seis tipos compartía animadamente sus conocimientos sobre gintonics con una esforzada camarera, quien intentaba tomar fiel nota a las peticiones de cada uno.

– La friskin maiers es la de los viernes noche, sin duda.

– ¿Qué tónicas tenéis?

– Más aún, habiendo cenado abadejo azul. El cardamomo marida con el rebrote tierno de su salsa pralinada.

– ¿Hay alguna de burbuja fría? Quiero dormir bien esta noche.

– Si no hay cardamomo, modern flavour con un trocito de kumato.

– ¡Horrible la maiers sin cardamomo!

– Un crimen.

– Pero no te pases con el kumato. Si anulas el toque floral, tendrás que tirar la copa.

– Julián, ¿tú que vas a tomar?

La pregunta iba para otro tipo que volvía a la mesa, al parecer desde el baño.

– Jack Daniels con hielo, por favor.

La sonrisa de la camarera lo decía todo: «Por fin, un hombre» .

Cuánto debería ingresar tu empresa para que cobres 938 € netos al mes

Si, ya se que 938€ tampoco es un sueldo para tirar cohetes. He escogido esta cifra para que sirva de comparación con el artículo que me inspiró a escribir este post:  Cuánto tiene que ingresar un autónomo para ganar 938€ al mes (cuya lectura recomiendo y resumo así: ~1.650€ + IVA = 2.000€).

He querido hacer un cálculo similar para el caso en que, ejercitando el mismo trabajo y precisando los mismos gastos, en lugar de ser autónomo, te contrate una empresa.

938

No quería quedarme en este dato, sino hacer un ejercicio más real. Según el INE, el sueldo bruto medio en España a jornada completa en 2013 fue de 2.100€. En neto, podemos estar hablando de 1.680 € (12 pagas). Y así de escandalosa queda la cosa, en media:

1680

Así que, resumiendo: para que cobres en neto 1.680€ al mes por tu trabajo, alguien tiene que estar dispuesto a pagarlo por 4.381,25 €.

Notas:

  • Los cálculos son aproximados, no es el objetivo acertar al euro con la retención IRPF o las cotizaciones sociales correspondientes a cada sueldo bruto. Si quieres hacer tus propios cálculos, puedes usar como base la hoja de cálculo que he utilizado.
  • Los gastos varios son muy cambiantes en función del tipo de empresa. He dejado los mismos que había en el artículo original, para que los resultados sean comparables.
  • Si, hay un capítulo que dice “margen empresa”. Y si, se supone que una empresa te contrata para obtener un beneficio sobre tu trabajo. Por eso el título de este artículo dice “cuánto debería”, porque se supone que entre los objetivos de una empresa está el obtener beneficios que repartir entre sus dueños.

la noticia

¡Hasta la vista compañero!
Bueno… ahora si que lo apago.

– Se pueden intercambiar, no interfiere en el sentido de la historia.

– ¿Qué sentido?

– Ya te enterarás, no seas tan impaciente y disfruta del entretenimiento.

– Entonces, intercámbialo. A ver si te queda igual, so listo.

Bueno… ahora si que lo apago.
¡Hasta la vista compañero!

Y fin.

Mucho mejor, hasta aquí el relato. Y ahora te quiero dar la noticia, ¡vamos a tener un bebé!

 

 

La yegua

– Ahora mismo lo apago y me quedo hablando contigo.

– Ahora mismo, si. Ahora mismo. Cada día igual. Al menos podrías mirarme cuando me hablas, ¡siempre con la cabeza pegada a ese aparato! Cuando yo tenía tu edad, las noches eran para la familia. Nos sentábamos alrededor de la mesa y conversábamos.
Con-ver-sar.

(Hace una pausa)

– ¿Recuerdas que…

– ¡Abuelo! Que no me entero de nada si me estás dando la charla.

– Y no se interrumpe a los mayores, ¡pero qué os enseñarán en ese colegio! Como te decía, ¿recuerdas que el mes pasado fuimos a la finca del tito Vicente? Me fijé en cómo mirabas a la yegua blanca, yo creo que sería una buena montura y…

– Calla un minuto, me falta para la quiniela el resultado del Atlético Aviación y ahora al final del Parte lo dirán.

– ¡Maldito transistor! Ya no puedo ni hablar con mi nieto.