Tal vez algún día lo escriba, entre tanto, preferiría no hacerlo. Debo concentrarme en que no suba la presión del agua, eso sería una catástrofe. Debo animarles, se que puedo conseguirlo, ninguno tiene la fuerza suficiente para resistir esto, es duro para todos, no hay entrenamiento que pueda prepararte para algo así. ¿A dónde se ha ido el día? ¿dónde quedan los amaneceres? Se trata de una misión inhumana, nadie debería ser obligado nunca a tener sobre si esta responsabilidad ¡cielos! Treinta años de travesía, ¡oh! Ya vuelve ese pitido, abro válvula, botón verde, dos grados este, enderezando, todo en orden, debería estabilizarse en unos minutos. ¿A quién quiero engañar? Cuesta pensar con claridad, pero creo que deberían saberlo, creo que llegó el momento. Revivir el sol, cómo pensar que podría funcionar.

“Tierra, aquí el cabo Myers, en mando del Hope Light II. Imposible alcanzar la órbita de lanzamiento, hemos fracasado, que Dios nos proteja a todos.”