muchos años ya repitiéndonos, si ¿a qué viene esta amnesia anual?

sabemos que cambian la hora, bien, sabemos que sucede dos veces al año

es mejorable, podemos perfeccionarlo ¿es o no es ésta, época de innovaciones?

una hora es poco, veo vuestra hora y la subo a dos ¡será por horas! nonono, las cosas se hacen bien o no se hacen, doblemos pues

la ruptura del ciclo biológico es un inconveniente, al parecer, con el que también deberemos lidiar; normalicemos lo excepcional, será cada semana

todas las madrugadas de sábado a domingo, a las 3 será la 1 ¡cuánto problema solucionado!

podremos salir dos horas más, y volver a casa a una hora razonable

los vecinos, verán su descanso respetado

los taberneros, evitarán problemas de horario, de ruidos, de denuncias

pedazo de invento, el cambio de hora.

hay un pequeño detalle técnico que resolver, todavía: esas dos horas, deberán ser recuperadas

tiene solución, ergo no es un problema

domingo por la tarde, a las cinco serán las siete

el telefilm dramón de domingo tarde, liquidado

los partidos de fútbol, esos ya sin interés que dejan para el domingo a las cinco, prescindibles, que se los echen a suertes, no se, ¡a quién le importa!

ahí  queda la propuesta… luego, cuando la pongan, que se sepa, que la idea fue mía, sin recompensas, no hace falta, me basta ver lo fácil que se arregla esto

si queremos, claro.